Dónde estamos

 

 

Ubicado en pleno centro, “Decumani” es el alojamiento ideal para descubrir desde aquí la ciudad y sus alrededores.

El hotel se sitúa en pleno centro del CASCO ANTIGUO de Nápoles, inmediatamente junto a las así llamadas “DECUMANI”, aquellas calles que ya atravesaban de oeste a este la ciudad griega y más tarde la romana. El centro histórico de Nápoles, declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, representa el museo al aire libre más grande del mundo. A tan solo pocos metros del Convento Santa Chiara con su famoso claustro, de las plazas Piazza del Gesù y Piazza San Domenico Maggiore con la pastelería “Scaturchio”, que goza de gran popularidad, y de la catedral, en la que los napolitanos esperan todos los años el 19 de septiembre y el primer domingo de mayo el milagro de la licuación de la sangre del Santo Gennaro, se puede ir andando desde nuestro hotel a todos los lugares emblemáticos del centro. Sin falta, merece también la pena visitar las iglesias San Domenico Maggiore, en la que se esconden los restos mortales de los primeros reyes de la Nápoles de los Anjou, o el callejón pintoresco San Gregorio Armeno con su sinfín de pequeñas tiendas en las que, además de recuerdos originales, se pone a la venta todo lo que se pueda necesitar para los belenes navideños. Igual de impresionante es también el museo que se encuentra inmediatamente al lado de la imponente iglesia de San Lorenzo Maggiore, desde dónde se puede bajar cómodamente a las excavaciones y visitar la Napoli Sotteranea, la ciudad subterránea de Nápoles, de los tiempos griegos y romanos.

No se olvide tampoco de conocer la tan característica calle Spaccanpoli que atraviesa el centro histórico en línea recta, la capilla Cappella San Severo con el famoso Cristo Velato -obra maestra de la escultura del barroco tardío-, y la colección de cuadros en la iglesia Pio Monte di Misericordia, en la que se puede contemplar, entre otras, el retrato Le Sette Opere della Misericordia de Michelangelo Caravaggio del siglo XVII. Desde el hotel a apenas media hora a pie está también la plaza Piazza del Plebiscito, dónde se encuentran la famosa ópera Teatro di San Carlo y la impresionante fortaleza Maschio Angioino. Y desde ahí no se tarda nada en llegar al pintoresco barrio antiguo de los pescadores, el Borgo Marino con el castillo Castel dell’Ovo.

Para desplazarse a las islas de Ischia, Capri y Procida se tarda apenas una hora en barco. La Circumvesuviana, una especie de cercanías, le acerca en unos 45 minutos a Sorrento, y en autobús puede viajar en unos 75 minutos cómodamente a Amalfi o Positano. Para visitar las excavaciones de Herculaneum y Pompeii le sirve también la Circumvesuviana, mientras que trenes regionales le acercan al palacio Reggia di Caserta con sus maravillosos jardines. Otra excursión recomendable es una escapada a las Campi Flegrei, a los “campos ardientes”, llenos de historia de tiempos pasados. Ahí -cerca de Bacoli-, merece la pena visitar no solo las excavaciones de Baia sino también el templo Tempio di Serapide, el volcán Solfatara, que sigue siendo activo, el formidable depósito subterráneo de agua potable en Miseno -llamado Piscina Mirabilis-, que ha perdurado desde los tiempos del Imperio Romano, el impresionante antro Sibilla Cumana, otra muestra de más de tres mil años de historia, llena de mitología, que caracterizan la capital de la “Campania felix”. Nápoles es una ciudad única en la que las épocas de prosperidad están prácticamente superpuestas como en capas, una por encima de otra, y perdurando así hasta hoy día. Es imposible resumir toda su historia en una sencilla página web…

No debería perder tampoco la ocasión de hacer dos rutas de trekking; una es una excursión de senderismo que sigue el Sentiero degli Dei, el “sendero de los dioses” en lo alto de la Costa Amalfitana, la otra la subida al Vesubio desde donde se goza de unas vistas realmente espectaculares hacia Nápoles y Pompeii.

 

 

















Guestbook